domingo, 1 de enero de 2017

Antonio Sánchez: 5 Mitos más comunes sobre la participación ciudadana electrónica

"Plataformas de participación electrónica permiten a los funcionarios públicos aprovechar el conocimiento de la multitud de una manera que no es equivalente al tiempo ni las personas que consumen"

Por Antonio Sánchez Zapata.- Blogs Novagob.- En mi línea de blog, me he encontrado este post de la empresa holandesa CitizenLab en inglés sobre participación ciudadana electrónica donde las reflexiones son aplicables a cualquier entorno y país, independientemente de su legislación interna, la cultura participativa, etc. No he hecho una traducción literal, ya que he adaptado algún término a nuestra terminología hispana, donde ya empiezan a haber experiencias a evualuar como Decide Madrid y su sistema en expansión Consul.

Allá vamos:
1.- "La participación ciudadana es cara"
Existe una opinión popular entre las ciudades de que la participación ciudadana es cara. Puede ser el caso en su forma actual porque todavía se basa exclusivamente en procesos largos y costosos tales como buzones de ideas a bolígrafo y papel o reuniones presenciales en instalaciones municipales.
Sin embargo, la participación ciudadana no tiene que ser cara: hoy en día algunas herramientas digitales permiten a los responables municipales reunir las ideas de un gran número de ciudadanos con mínimos esfuerzos. Recopilar y procesar las ideas de los ciudadanos se hace simplemente a través de la automatización y no requiere mucho tiempo ni mano de obra. Por lo tanto, se puede ahorrar reasignando parte de la fuerza de trabajo (y presupuesto) a otros proyectos.

2.- "La participación ciudadana siempre involucra a la misma gente"
¿Tiene que ser la democracia participativa el privilegio de unas pocas personas? Bueno, si fuera el caso, seguiría siendo participativo pero no democrático, ¿verdad? Así que la respuesta definitiva a esa pregunta parece ser "no". La mayoría de las reuniones de ayuntamientos son atendidas por grupos de mayores, lo que significa que las ciudades tienen que encontrar otras maneras de involucrar a los jóvenes en su gobierno.

Afortunadamente, la era digital ofrece muchas oportunidades para alcanzarlos efectivamente y superar su problema más crítico: las limitaciones de tiempo. El mayor grupo de usuarios de plataformas de "civic engagement" electrónicas son jóvenes profesionales con un horario extenso. Les da la posibilidad de interactuar directamente con los gobiernos locales y sus conciudadanos como nunca antes.

3.- "La participación ciudadana obliga a nuestro gobierno local a implementar las ideas que han recogido".
Algunos servidores públicos y/o responsables políticos de las ciudades creen que la participación ciudadana electrónica pondrá una presión insoportable sobre los gobiernos locales para llevar a cabo las ideas propuestas por los ciudadanos. Nuestra experiencia a este respecto es que se debe gestionar las expectativas. Las ciudades deben enfatizar que el objetivo final de una iniciativa de participación ciudadana es enriquecer el proceso de toma de decisiones con una voz adicional y comentarios valiosos de la multitud, no para vincularlos en términos de resultados.

Al final, la participación ciudadana es un acuerdo ganador: por un lado las ciudades toman mejores decisiones gracias a los aportes valiosos de los ciudadanos y, por otro lado, los ciudadanos tienen voz en la gestión de su ciudad.

4.- "Las iniciativas de participación ciudadana sólo recogen quejas".
La creencia de que los ciudadanos en su mayoría utilizan herramientas de participación electrónica para escribir quejas a los funcionarios de la ciudad es uno de los mitos más grandes que existen.

De hecho, la mayoría de la gente adopta una actitud realmente constructiva hacia la participación y trata de proporcionar su mejor solución para mejorar la calidad de vida no sólo en su vecindario, sino también en toda la ciudad. Para las ciudades también es una forma de mantener a los ciudadanos informados y empoderados, por lo tanto, reduce el número de quejas después de la toma de decisiones ya que los ciudadnos ya dieron su opinión anteriormente.

5.- "La participación ciudadana electrónica requiere de un intenso trabajo humano o altamente cualificado para que sea implementada y manejada"
A pesar de que la participación "presencial" necesita un muchas personas para organizarse adecuadamente (reuniones del ayuntamiento / vecindario, ...), no es necesariamente el caso de la participación ciudadana electrónica.

Plataformas de participación electrónica permiten a los funcionarios públicos aprovechar el conocimiento de la multitud de una manera que no es equivalente al tiempo ni las personas que consumen. Dichos softwares combinan automáticamente las ideas de los ciudadanos y no requieren que los usuarios tengan conocimientos técnicos.

Empezar a construir el futuro
Las ciudades que quieren convertirse en "inteligentes" en el futuro deben adoptar la participación ciudadana electrónica, ya que es una forma barata de crear valor público aprovechando la experiencia de los ciudadanos. También reforzará la legitimidad de los gobiernos haciendo más transparente, colaborativa y democrática la toma de decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada