martes, 7 de julio de 2015

Blog Contencioso.es: Hacia el infinito y más allá del control de la discrecionalidad en oposiciones y concursos

J. Ramón Chaves. Blog Contencioso.es.- Hace poco ponía de relieve en un inflamado post la esperanzadora tendencia del Tribunal Supremo hacia la reconquista del pleno control jurisdiccional en materia de oposiciones y concursos, en línea con el asalto a los reductos injustificados de discrecionalidad técnica hábilmente desmontados por el Catedrático Tomás Ramón Fernández en el artículo publicado en la Revista de Administración Pública, num.196, En/Ab 2015, significativamente titulado “La discrecionalidad técnica: un fantasma que se desvanece”.
 
Tengo por norma no divulgar en el blog las sentencias “próximas” (en el espacio y en el corazón) pero como toda norma tiene su excepción si se trata de algún caso especial que puede aportar algo al conocimiento jurídico, y llevo a cabo un ejercicio de autocontención para no comentarla, como el de la reciente Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 12 de Junio de 2015 (rec.10/2015) que se adentra a machete en el mundo del control de la discrecionalidad técnica en la valoración de ejercicios de oposiciones. Veamos.
 
1. A modo de resumen oigamos el Fundamento de Derecho Sexto:
En consecuencia, hemos de estimar el recurso y dejar claras las excepcionales circunstancias que apreciadas en su conjunto nos llevan a “levantar el velo” de la inmunidad de la discrecionalidad técnica en este singular caso:

a) Prueba escrita que deja huella de preguntas y respuestas (no se trata de un examen “oral” con preguntas y respuestas espontáneas sin constancia detallada).

b) Prueba de contenido jurídico-administrativo teórico, contando la Sala con conocimientos y especialización sobrada para valorarlo (no se trata de una prueba práctica que admite distintas perspectivas o soluciones abiertas).

c) Prueba sobre tema jurídico-administrativo de contenido básico, teórico y común a manuales, temarios y libros, siendo sencilla la predeterminación de la respuesta correcta, con escaso espacio para la discrecionalidad de respuestas alternativas (no se trata de temas jurídico-administrativos científicamente controvertidos, doctrinalmente complejos, novedosos o sin enfoque unívoco).

d) Perspectiva de control del derecho de igualdad en cuanto al derecho a que el nivel de rendimiento exigido para el aprobado sea el mismo sin perversiones aplicativas a la baja.

e) Ausencia de motivación específica de la valoración del ejercicio de la reclamante, y resolución estereotipada de la reclamación. En esas circunstancias se desvanece la presunción de aplicación de igual criterio de superación del segundo ejercicio por el Tribunal calificador, y apreciando la arbitrariedad en la aplicación del criterio de valoración, se alza en cambio la necesaria extensión del aprobado del ejercicio a favor de la recurrente, por evidenciar un rendimiento claro y notoriamente por encima del rendimiento demostrado por al menos dos de los aspirantes aprobados.”
2. Así y todo, creo que la lectura de la sentencia ofrecerá las “mil palabras que permitirán formarse la imagen” del significado de la sentencia. La sentencia habla por sí misma.

lunes, 6 de julio de 2015

Elisa de la Nuez: Gestión municipal en tiempos revueltos

"Muchos españoles piensan que sus políticos ¨no les representan¨  y que tienen unas preocupaciones que no coinciden  con las suyas"
 
Blog ¿Hay Derecho?.- Elisa de la Nuez.- Pasados unos días, un tanto tumultuosos, de la toma de posesión de los partidos y coaliciones emergentes en los grandes Ayuntamientos procede reflexionar sobre lo que está sucediendo. A diferencia de lo que sucede con los gobiernos de las CCAA, donde el continuismo (o más bien el “turnismo”) en cuanto a la forma de hacer política parece la norma, en muchos Ayuntamientos es evidente que se ha producido un gran cambio.
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.
Pero ¿de qué características? ¿Hacia dónde exactamente?. Creo que para analizarlo podríamos diferenciar entre tres niveles distintos donde se puede reflejar este gran cambio: el de los signos externos o los símbolos (que tiene su importancia) el de la gestión municipal (que la tiene todavía mucho más) y el de la ideología, una ideología que puede impregnar la toma de decisiones en el ámbito de las políticas públicas incluso en un terreno, como es 
el local, donde las competencias son limitadas.
 
En cuanto a los signos externos los nuevos Alcaldes los han prodigado de sobra: se mueven en transporte público, se reúnen con bancos para abordar la cuestión de los desahucios –el símbolo por excelencia de la injusticia de la crisis- renuncian a localidades gratuitas en palcos de ópera y tendidos taurinos. Más allá de que para algunos estos gestos sean pura demagogia y para otros pruebas indefectibles de honestidad y rigor, lo cierto es que son bastante fáciles de realizar y tienen una enorme virtud nada desdeñable: la de acercar los cargos electos a los ciudadanos.  Lo que tiene su importancia en una democracia en la que muchos españoles piensan que sus políticos “no les representan”  y que tienen unas preocupaciones que no coinciden  con las suyas. 
 
La pregunta sería entonces muy sencilla.  ¿Cómo es que no se hicieron antes estos sencillos gestos?. Porque –con independencia de la ideología de cada uno- apearse del coche oficial para demostrar empatía con la gente de a pie, reunirse con grandes empresas para buscar soluciones para problemas básicos de los ciudadanos, o renunciar a algunas prebendas o privilegios poco justificables parecen cosas obvias en medio de una Gran Recesión. No requieren de muchos “think tank” sino más bien de un poco “de piel”, por usar la expresión popularizada por Carlos Floriano en el surrealista video electoral del PP. Lo que confirma la impresión de que los viejos partidos habían perdido algo tan esencial para gobernar como la percepción de lo que pasa en la calle.  Claro que suele ocurrir cuando uno no tiene nunca que aparcar el coche, coger el metro o 
pagarse una entrada cara. O cuando se vive rodeado de aduladores que te deben el puesto.
 
Gestos y gestión
Bien están los gestos pero ¿qué ocurre con la gestión municipal? Pues si juzgamos por lo poco que hemos visto hasta ahora -lo que quizás es un poco injusto- no parece que podamos esperar grandes gestores. No solo por la notoria inexperiencia, que al fin y al cabo se cura con el tiempo (aunque la curva de aprendizaje sea con cargo al contribuyente) sino sobre todo por la falta de preocupación por la cuestión. La alegría con la que se proponen o descartan “sugerencias” recogidas en los programas electorales no resulta muy tranquilizadora. Así que no parece que la gestión municipal profesional sea tampoco una prioridad de los nuevos gobernantes, aunque hayan clamado, y con razón, contra el despilfarro y sobre todo contra la corrupción de los 
anteriores.  Más bien volvemos a las confortables creencias de que elegido un nuevo líder o un nuevo equipo (que esta vez sí representa de verdad “al pueblo”) todo lo demás se dará por añadidura.  Y las cosas no son tan fáciles.
Porque conviene aclarar que, pese a la fama de buenos gestores de la que todavía gozaban algunos de los anteriores gestores municipales  y a la experiencia acumulada durante años e incluso décadas, si algo ha brillado por su ausencia en los últimos años ha sido una gestión municipal profesional. La deuda disparada de los municipios españoles, las inversiones absurdas y las ocurrencias variadas -los madrileños tenemos un bonito ejemplo en la famosa plaza de toros en forma de platillo volante del pequeño municipio de Moralzarzal- y por supuesto la corrupción generalizada hablan por sí solas.
 
En definitiva, en España la gestión municipal responsable y la rendición de cuentas es todavía una asignatura pendiente. Probablemente gran parte de la responsabilidad la tengamos los electores: los vecinos de Moralzarzal presumen de una inversión “que ha pagado la Comunidad de Madrid”, una entidad que al parecer no tiene mucho que ver con los contribuyentes. En Boadilla del Monte, municipio famoso por la trama Gürtel y por los intentos del alcalde (grabados) de sobornar a una edil de la oposición el PP ha vuelto a sacar mayoría absoluta.  Aunque puede ser que las cosas estén cambiando: los vecinos de San Sebastián se han hartado de su consistorio incompetente consistorio abertzale incapaz de organizar una recogida de basuras.
 
Lo que nos lleva a concluir que, pese a lo que piensen los “novísimos” el problema no son tanto las personas como las instituciones y los incentivos. Así hemos descubierto todos –ciudadanos y cabezas de lista a la vez- la identidad de muchos concejales a raíz de sus primeras apariciones estelares en los medios; no hay ningún incentivo para que nos fijemos en quienes son los aspirantes a concejales. Por tanto, los partidos tampoco los tienen para elegirlos con cuidado.  Y sin embargo en la gestión municipal se maneja mucho dinero público y si algo nos dice la experiencia de estos últimos años es que las Administraciones locales son presa fácil de las tramas de la corrupción o/y de despilfarro detrás de los cuales suele haber intereses privados muy concretos.
 
De ahí la importancia de contar con buenos gestores: funcionarios, técnicos y expertos, por supuesto, pero también políticos que consideren que la gestión municipal hay que tomársela muy en serio. Bien está la sensibilidad social, la participación ciudadana y la cercanía al administrado; se han echado mucho en falta estos años. Pero también se han echado mucho en falta el rigor, el criterio y la rendición de cuentas.
 
Gestión mejorable
Lo que nos lleva a una última reflexión: la ideología no es capaz de proporcionar por sí sola una buena gestión municipal. Por poner un ejemplo, no cabe duda de que la gestión privada de servicios municipales en ciudades tales como Madrid, Barcelona, Sevilla y Valencia es muy mejorable: son Administraciones que han estado demasiado tiempo en manos de partidos con mayorías absolutas sin ningún contrapeso interno y externo lo que conduce inevitablemente  a todo tipo de corruptelas y malas prácticas máxime en un sistema político con una fuerte base clientelar como es el nuestro. Así que parece muy razonable replantearse si determinados servicios municipales deben o no ser de gestión privada, o si esta gestión está siendo realmente eficiente en términos de calidad y de coste para el ciudadano. Lo que parece menos razonable es calificar previamente de “buenas” determinadas fórmulas de gestión pública y “malas” las de gestión privada por motivos básicamente ideológicos y sin hacer un análisis riguroso.
 
 Claro que para saber si una gestión privada o pública es mejor o peor desde el punto de vista de la prestación del servicio al ciudadano hay que dotarse de herramientas para analizarla y evaluarla, y para dotarse de herramientas hay que ser consciente de su necesidad. El que está convencido de que algo “a priori” es bueno o malo tiene pocos motivos para sentirla. Yo personalmente no tengo opinión sobre si la limpieza de los colegios es mejor que la hagan cooperativas de padres o multinacionales: para formarla me gustaría contar con datos objetivos. Claro que tampoco creo que haya una limpieza de basuras más “conservadora” y otra más “progresista”.
 
En definitiva, el gran cambio consistiría en que en los municipios españoles se copien de una vez las mejores prácticas de otros países, en los que lo prima la buena gestión y el respeto al dinero del contribuyente. Se trata de acercarse lo más posible a la figura del gerente profesional o “council manager”. La imagen de seriedad  que conseguirían los nuevos en muy pocos meses sería la mejor garantía de que se pueden hacer las cosas de una forma diferente.

sábado, 4 de julio de 2015

El Tribunal de Cuentas publica el Informe de Fiscalización del Sector Público Local del ejercicio 2013

El informe incluye recomendaciones y mecanismos para la reestructuración y, en su caso, disolución de las mancomunidades, consorcios y EATIM de entidades que no estén desarrollando actividades o prestando ningún servicio
 
El Consultor de los Ayuntamientos.- El informe de fiscalización recoge el análisis realizado sobre las cuentas generales del ejercicio 2013 rendidas por las entidades locales o incorporadas desde otras plataformas a través de la plataforma web de rendición de cuentas.
 
La fecha de corte a efectos de los trabajos de fiscalización ha sido el 31 de diciembre de 2014, sin perjuicio de que se ofrezcan otros datos más actualizados al objeto de dar información más aproximada a la fecha de aprobación del informe.

Aborda también la verificación del cumplimiento de la obligación de remisión al Tribunal de Cuentas de las entidades locales de la documentación e información legalmente prevista sobre la contratación celebrada en el ejercicio 2013.

El informe concluye con las siguientes recomendaciones del Tribunal:

1.- Sobre los plazos previstos para la aprobación del presupuesto y para la formación, aprobación y rendición de cuentas generales de las entidades locales:
- Homogeneización de los plazos de rendición de cuentas en la normativa estatal y autonómica.
- Establecimiento de plazos de tramitación y rendición de cuentas más breves.

2.- Sobre las cuentas generales y su rendición:
- Implantación de los mecanismos internos necesarios para asegurar el seguimiento del proceso de rendición y el cumplimiento de los plazos.
- Promover las reformas legales para que la rendición de cuentas se considere requisito indispensable para acceder a las ayudas públicas.
- Revisar la normativa sobre el procedimiento a seguir en caso de no aprobación de las cuentas por el pleno.
- Reforzar la capacidad de los interventores locales.
- Intensificar el apoyo de las diputaciones provinciales y los servicios de asistencia de las comunidades autónomas uniprovinciales a las entidades locales.

3.- Sobre el resultado del análisis presupuestario de 2013:
- Establecimiento de medidas precisas para que el presupuesto constituya un auténtico instrumento de gestión, planificación y toma de decisiones, evitando que las entidades locales actúen sin presupuesto.

4.- Sobre la reorganización del sector público local:
- Refuerzo de los mecanismos para la reestructuración y, en su caso, disolución de las mancomunidades, consorcios y EATIM y, en general, de entidades que no estén desarrollando actividades o prestando ningún servicio.
- Revisión de la estructura del sector público empresarial local.

5.- Sobre la contratación administrativa:
- Habilitación de mecanismos que garanticen el envío regular al Tribunal de Cuentas de la información relativa a su actividad contractual.
Informe completo. pdf 341 pags

Novedad Legislativa.- Coste efectivos de los servicios municipales.- Resolución de 23 de junio de 2015, de la Secretaría General de Coordinación Autonómica y Local, por la que se especifican los elementos incluidos en los anexos de la Orden HAP/2075/2014, de 6 de noviembre, por la que se establecen los criterios de cálculo del coste efectivo de los servicios prestados por las entidades locales (BOE de 3 de julio de 2015). Texto completo.

jueves, 2 de julio de 2015

Jiménez Asensio: Nuevos gobiernos, viejos hábitos

"Ni un solo partido o fuerza política ha puesto en el centro de la agenda política la profesionalización de las estructuras directivas de la administración pública y de su sector público"
 
“La combinación de altos cargos fue laboriosa. Ay! Si no existieran hijos, yernos y cuñados, cuántos disgustos se ahorrarían los jefes de gobierno” (Conde de Romanones, “Notas de una vida”, Marcial Pons, Madrid, 1999, p. 390)
 
“La vida tronando contra el caciquismo, y los propios tronadores son los más infames caciques capaces de las más inmundas pillerías” (Ricardo Matías Picavea, “EL problema nacional”, Biblioteca Nueva, Madrid, 1996, p.152)
 
Rafael Jiménez Asensio. Blog La Mirada Institucional.- Tal vez lo que sigue pueda ser calificado como un juicio prematuro o equivocado. Lo primero lo es, pero ya hay -según se verá- algunos fuertes indicios que marcan tendencia. Si, por otro lado, fuera un juicio equivocado, no duden que el primero en alegrarme sería yo mismo.
 
El catedrático Rafael Jiménez Asensio
Ya se han formado buena parte de los gobiernos locales y comienzan su andadura, todavía en fase incipiente, los primeros gobiernos autonómicos. Sin duda, en apariencia al menos, han cambiado mucho las cosas. No cabe duda que los cambios comienzan a ser drásticos: desparecen las corbatas y los trajes (o simplemente se arrinconan), emergen las camisas y las camisetas, sobre todo estas últimas, la estética alternativa se adentra en las instituciones locales y se bajan los sueldos hasta ser los políticos, en algunos casos extremos, quienes menos cobran del respectivo ayuntamiento, se arrinconan algunos coches oficiales y se entroniza la bicicleta o el transporte público como medio de desplazamiento de alguna de esa “nueva” clase política. Los actores políticos se transmutan en ciudadanos “normales y corrientes”. Se rompe el manido “alejamiento”. Dejémoslo aquí. Constatemos solo que las formas han cambiado o están cambiando.
 
Reparto de cargos
Abandonemos las formas y entremos, sin embargo, en la sustancia de la Política, en su núcleo duro: las políticas públicas y el reparto de cargos y sinecuras. En lo que afecta al primer punto todavía todo son promesas vacuas. Habrá que esperar. En lo que afecta al segundo tema, pues el corazón de las ambiciones políticas (“la combinación” que se decía antaño) siempre está en el reparto de cargos, las cosas son algo distintas, por no decir que iguales o peores a la situación de partida. Veamos.
 
Hay gobiernos “nuevos” en los que la continuidad se ha impuesto. Gobiernan los mismos partidos tradicionales (o también llamados despectivamente como “viejos”), aunque en algunos casos con cambios de personas y en otra parte de los casos con mayorías insuficientes, debiendo pactar con las fuerzas políticas “nuevas”, incluso aprobar paquetes de medidas anticorrupción que algunos partidos han impuesto para apoyar esas investiduras como medicina para un enfermo que no mejora. De esas medidas anticorrupción, salvo error por mi parte, no se ha escrito ni una línea de lo que a continuación se expone. Las provisión de cargos directivos y de asesores sigue la misma tónica de siempre: colocar a los leales al partido o afines a los colores políticos del gobierno, sea este local o autonómico. Lo mismo de siempre.
 
También hay algunos (precisamente no pocos) gobiernos de coalición, unos dirigidos por partidos tradicionales y otros por “fuerzas políticas nuevas”. En estos casos, la lógica de reparto del poder que se está imponiendo es, en la inmensa mayoría de los casos, también la de siempre, aunque con algún retoque en casos puntuales por mera estética (incluir algún “independiente de florero”); lo demás ya se sabe: reparto del botín –como diría Weber- entre la suma de los partidos ganadores en función de su respectivo peso electoral. Los puestos directivos en este caso se están cubriendo también por medio de criterios clientelares entre las huestes o allegados de cada formación política presente en el gobierno y los asesores se reparten, por lo común, entre jóvenes meritorios que nada tienen que asesorar porque carecen de la experiencia mínima para ello (sobre esto ya me ocupe en la entrada “Asesores que no asesoran”; allí me remito).
 
Ética no, gracias
Y están, en fin, aquellos gobiernos, esencialmente municipales, dirigidos en estos momentos por las fuerzas políticas “nuevas” o “emergentes” (los de la “liga de los sin bata”, que diría Romeu). En estos casos, la nueva política de nombramientos sigue asimismo los esquemas más periclitados: los directivos públicos (con alguna honrosa excepción singular) se reclutan discrecionalmente entre activistas sociales o políticos de fuerzas marginales, así como en círculos allegados de “la lucha institucional” (por no ser más explícito); mientras que en el personal eventual se está echando mano no solo de personal joven inexperto, sino también de familiares y amigos. Hay una excepción anunciada, pero aún no confirmada (seleccionar “por exámenes originales” al personal directivo”; la Alcaldesa de Madrid dixit). Mientras tanto el viejo nepotismo, el amiguismo o el clientelismo más rancio (anclado en el caciquismo decimonónico) vuelve por sus fueros. Hay quien incluso acude a experimentos de ingeniería organizativa para intentar tapar el hedor que levanta contratar a familiares próximos con dinero de procedencia pública. La ética es cosa de los bárbaros del norte. La estética hace mucho que la erradicamos de nuestras costumbres públicas.
 
Dicho esto, solo cabe concluir que la dirección pública profesional es una institución que entre todos hemos enterrado definitivamente, si es que alguna vez tuvo algo de pulso en este país llamado España. Las nuevas formaciones políticas están echando más paladas de tierra sobre un cadáver. La política “vieja” y “nueva” carece de interés por algo que no controla. Ya nos podemos hartar algunos de hacer artículos o libros (como el que recientemente he publicado sobre “Cómo gobernar y dirigir un ayuntamiento”, IVAP, 2015), que ningún político leerá nada sobre ello y si excepcionalmente lo hace lo olvidará de inmediato o despreciará unas propuestas que son propias de las democracias avanzadas (un concepto muy alejado de estas tierras latinas). Nada de valor ofrecen las estructuras profesionales de dirección para una política anclada en un legado institucional más propio del Conde de Romanones. Eso sí, con mucha presencia en las redes sociales. Modernidad aparente para unas conductas ancladas en un pasado remoto.
 
España vs Grecia
También seguimos ignorando paladinamente la importancia que tiene para desarrollar una buena política rodearse de gente experta, experimentada y con un buen marco conceptual que sirva para asesorar correctamente a los gobernantes. Los puestos de personal eventual se reparten como si se tratara de la “pedrea” de una lotería. Quien es todavía muy joven o quien no consigue hincar el culo en una silla con cargo público ejecutivo, es incorporado a un puesto de asesor que no asesora o a un “cementerio de elefantes”. Lo importante es la metafísica de la confianza, como dijera Longo. Lo demás sobra.
Esto es lo que hay. Al menos es lo que se dibuja en el horizonte más inmediato. Insisto, me encantaría estar equivocado y que a tal efecto la práctica cotidiana enmendara mis opiniones. Pero, hoy por hoy, si a esto se le llama renovación de la Política, sencillamente vamos dados. Ni un solo partido o fuerza política ha puesto en el centro de la agenda política la profesionalización de las estructuras directivas de la administración pública y de su sector público. Tampoco nada se ha dicho de exigir que el personal eventual acredite competencias profesionales y experiencia previa acreditada para ser nombrados. Al “demos” tampoco le importa en exceso toda esta algarabía. No pocos esperan a ver si la suerte ronda por sus pagos y logran entrar, aunque sea con nómina pírrica, a formar parte de quienes cobran del erario público. ¿Realmente hay alguien en su sano juicio que se crea esa afirmación de que somos muy diferentes a Grecia?.
 Mejor no contesten.

miércoles, 1 de julio de 2015

Andrés Morey: El personal eventual

"Es evidente que este personal ya no se reduce a cargos de secretarías particulares y que alcanza a los asesoramientos y a cargos de asesores"
 
Andrés Morey.- Tu Blog de la Administración pública.- Las recientes elecciones y los cambios políticos que han supuesto, también tienen consecuencias en el ámbito administrativo y, lógicamente, en primer lugar en el ámbito de los puestos de confianza de los políticos, que en rigor debía limitarse al personal eventual, pero que se extiende mucho más allá en virtud de la improcedente extensión y desvirtuación de la provisión de puestos mediante el sistema de libre designación, cuestión ésta en la que este blog se ocupa con frecuencia.

El ayuntamiento de Valencia nombra asesores en
concurrencia libre de funcionarios
Pero hoy pretendo sólo ocuparme del denominado "personal" eventual y antes funcionarios eventuales, denominación la de personal que me parece más adecuada ya que el servicio que se presta es directamente a la persona que lo nombra y no al interés general. La definición y regulación básica de este personal que nos ofrece el artículo 12 del vigente Estatuto Básico del Empleado Público es la siguiente:


1. Es personal eventual el que, en virtud de nombramiento y carácter no permanente, sólo realiza funciones expresamente calificadas como de confianza o asesoramiento especial, siendo retribuido con cargo a los créditos presupuestarios consignados para este fin.
 
2. Las leyes de Función Pública que se dicten en desarrollo de este Estatuto determinarán los órganos de gobierno de las Administraciones Públicas que podrán disponer de este tipo de personal. El número máximo se establecerá por los respectivos órganos de gobierno. Este número máximo y las condiciones retributivas serán públicas.
 
3. El nombramiento y cese serán libres. El cese tendrá lugar, en todo caso, cuando se produzca el de la autoridad a la que se preste la función de confianza o asesoramiento.
 
4. La condición de personal eventual no podrá constituir mérito para el acceso a la Función Pública o para la promoción interna.
 
5. Al personal eventual le será de aplicación, en lo que sea adecuado a la naturaleza de su condición, el régimen general de los funcionarios de carrera.
 
Normativa autonómica
Siendo este el precepto básico, en similares extremos se manifiestan las leyes de desarrollo del EBEP por aquellas Comunidades Autónomas que las han dictado. Por lo que hace a la Ley valenciana en su artículo 19. 3 expresa los órganos que podrán contar con este personal que son: Gabinetes del Presidente de la Generalidad, vicepresidentes del Consell y consellers y deja al Consell la determinación de su número. En su número 4 el artículo regula lo correspondiente a las administraciones locales y determina que este personal será nombrado y cesado por el presidente de la entidad local y que el número y características se determinará por el pleno de cada entidad al comenzar el mandato, dentro de los créditos presupuestarios designados al efecto.
 
A destacar pues que este personal es de libre nombramiento, que no tiene carácter permanente, que debe cesar cuando cesa el cargo o autoridad para el que presta su función y que se rige por derecho administrativo. Queda evidente que se trata de personal de confianza, se entiende de quien lo nombra o recibe la función y que su función de asesoramiento es "especial". Entiendo que este calificativo hay que ponerlo en conexión  con la confianza antes señalada y prestación en favor de la persona designante y que no puede tener efectos en el procedimiento administrativo ni en expedientes jurídicos, por ejemplo. La calidad de asesor es, pues, simple problema de la persona que lo nombra y la materia sobre la  que lo hace también. Paradójicamente son objeto de clasificación como puestos de trabajo, según se puede ver en el artículo 39 de la Ley valenciana lo que, desde mi punto de vista, sólo tiene la ventaja de que han de constar las funciones a desarrollar, lo que permite saber si son de confianza o asesoramiento especial; pero la realidad es que lo que haga este personal es una cuestión dependiente de su relación con el órgano designante y que la relación de puestos de trabajo nunca va a poder fijar y ordenar sus funciones del mismo modo que se hace con el personal de carrera. Puede servir sólo para conflictos entre eventuales y personal de carrera por la actuación de los primeros.
 
También es evidente que este personal ya no se reduce a cargos de secretarías particulares y que alcanza a los asesoramientos y a cargos de asesores, lo que es una puerta abierta a intervenir en campos propios de funcionarios de carrera, si bien nunca con efectos jurídicos como he dicho antes.
 
Noticia novedosa
En realidad, me he ocupado del tema por la noticia que leía en la prensa de que para cinco plazas de asesores del Ayuntamiento de Valencia como personal de confianza para los próximos cuatro años el grupo socialista y el de València en Comú han iniciado un proceso de selección para el que ya existían 310 solicitudes el día 25 de junio, lo que  no es de extrañar dado alguno de los sueldos que recoge la nota periodística. La pregunta es si ¿para ese viaje y posible libre cese y libre nombramiento hace falta esas alforjas y pruebas selectivas?
 
Frente a esto otras noticias nos evidencian nombramientos que recaen simplemente en parientes y amigos cuya capacidad asesora no se evidencia, ni sabemos si coincide con la clasificación del puesto ni si ésta se ha realizado, etc. Un despropósito general y una normativa inútil salvo por la limitación en número que pueda fijarse pero que no garantiza eficacia alguna y sí un modo de retribuir a parientes y amigos. En el caso de Barcelona aparece esta noticia donde se dice que la Sra. Colau contrata a su compañero, retribuido por Barcelona en Comú, pero para intervenir en algunos asuntos del gobierno municipal o en su entorno. Esto va a ser un desmadre pues arriban verdaderos descreídos del sistema y del derecho existente y a los que nos creemos algo o pensamos que es el camino el del principio de legalidad se nos van a caer los palos del sombrajo y se nos va a quedar cara de tontos.
 

martes, 30 de junio de 2015

El presidente del Tribunal de Cuentas niega la existencia de irregularidades en el proceso de contratación de personal

Noticia Relacionada. Diario Cinco Días 29.6.2015.  El Tribunal de Cuentas cuestiona la viabilidad económica del AVE.
 
Revista de prensa. El Confidencial. 29.6.2015.- El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha negado hoy la existencia de irregularidades en el proceso de contratación de personal del organismo y ha descartado que las diferentes sentencias del Tribunal Supremo en 2014 y 2015 confirmen ese supuesto.

Álvarez de Miranda ha cuestionado en la Comisión Mixta del Congreso la veracidad de las diferentes informaciones publicadas por el diario El País el año pasado sobre posibles casos de nepotismo en la contratación de personal o irregularidades en la contratación de obras.

El presidente del Tribunal de Cuentas ha explicado cada una de las sentencias del Tribunal Supremo referentes a las supuestas irregularidades en los procesos de contratación y ha negado que de ninguna de ellas se pueda deducir que la adjudicación de puestos de trabajo se debiera a criterios de relación familiar.
 
En concreto, se ha referido a la sentencia sobre el nombramiento en 2012 de Enrique Medina -hermano del número dos del Tribunal, Javier Medina- como subdirector del área de Presidencia dentro del organismo.
 
En un principio, según la sentencia, esa convocatoria establecía como requisitos para acceder al puesto el conocimiento de inglés y francés, pero luego se eliminaron esos criterios que el aspirante finalmente seleccionado no cumplía.
Error procedimental
Álvarez de Miranda ha precisado que lo que indicaba la sentencia del TS es un error procedimental: según el escrito, el Tribunal de Cuentas debería haber abierto una convocatoria nueva en lugar de haber aplicado una corrección de los requisitos necesarios previamente modificados.
 
El presidente ha reiterado que la selección del candidato se efectuó por los "veinticinco años de experiencia de Medina dentro del Tribunal" y no por el "apellido" y ha precisado que, aun así, la candidatura quedó desierta y la persona en cuestión no accedió a ese cargo.
 
"El Tribunal Supremo no entró en la legalidad o no de la convocatoria ni de su ejecución", ha insistido el presidente después de la intervención del diputado de la Izquierda Plural Ricardo Sixto, quien ha llevado a la Comisión la petición de la comparecencia del presidente sobre este asunto.
 
Para el diputado, "no ayuda nada" a poner en valor los méritos del solicitante que se modifiquen criterios tan concretos como el conocimiento de francés e inglés.
 
Por otro lado, Álvarez de Miranda ha valorado las medidas que él mismo puso en marcha hace un año, después de que se conocieran las informaciones, que consistían en dar publicidad en la página web los puestos de trabajo del Tribunal, congelar la incorporación de nuevos trabajadores y dotar de transparencia a todos los movimientos de personal.
 
El Tribunal de Cuentas activó además medidas para establecer criterios de selección del personal para evitar "cualquier apariencia de discrecionalidad" y herramientas para estudiar una posible modificación de la relación de puestos de trabajo para "primar la designación por concurso" frente a la libre designación.
 
Todas esas medidas se han cumplido, según el presidente, y han contribuido a la mejora de la transparencia de esta institución en la materia de personal que, en su opinión, "es la de más difícil gestión porque el personal es el principal activo dentro del Tribunal".

lunes, 29 de junio de 2015

El Gobierno Vasco convoca dos concursos de datos abiertos

El concurso de ideas premiará las dos mejores ideas que puedan servir para crear un servicio,  aplicación web o aplicación para  móviles
 
opendata.blog.euskadi.net.- El Gobierno Vasco convocará a partir de septiembre dos concursos de datos abiertos que pretenden impulsar la cultura de la reutilización.
 
En concreto, será el departamento de Administración Pública y Justicia, con la colaboración del departamento de Desarrollo Económico y Competitividad, el que iniciará la convocatoria a finales de septiembre mediante su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco.
 
Además de los dos concursos, también está prevista la organización de varias sesiones de formación dirigidas a programadores para mostrar de forma práctica algunos ejemplos de reutilizaciones que se han llevado a cabo con datos de Open Data Euskadi.
 
Concurso de Ideas
El concurso de ideas premiará las dos mejores ideas que puedan servir para crear un servicio, estudio, aplicación web o aplicación para dispositivos móviles, utilizando conjuntos de datos del catálogo de Open Data Euskadi o de cualquier otro sitio web de Euskadi.eus que pudiera resultar interesante abrir.
 
No es necesario tener conocimientos técnicos y cualquiera podrá participar.
Concurso de ideas de reutilización de datos abiertos del Gobierno Vasco.
Plazo de inscripción: del 28 de septiembre al 2 de noviembre.
Premios: 1.500 euros y 1.000 euros.
 
Concurso de aplicaciones
El concurso de aplicaciones consistirá en premiar los dos mejores proyectos que suministren cualquier tipo de servicio, estudio, aplicación web o aplicación para dispositivos móviles, utilizando conjuntos de datos del catálogo de Open Data Euskadi.
Plazo de inscripción: del 15 de octubre al 4 de diciembre.
Premios: 3.000 euros y 2.000 euros.
 
Sesiones de formación
Durante el mes de octubre organizaremos tres sesiones de formación para programadores que estén interesados en conocer de forma práctica casos reales de reutilizaciones realizadas con datos de Open Data Euskadi.
 
Los cursos se impartirán a través de Empresa Digitala en las capitales de los tres territorios de la Comunidad Autónoma de Euskadi, y tendrán un carácter técnico. El objetivo de los cursos es mostrar varias aplicaciones creadas con datos abiertos al colectivo de programadores interesados en la oportunidad que los datos abiertos ofrecen.