martes, 5 de diciembre de 2023

Albedrío Jurídico, mucho más que un blog de Derecho

 Mujeres en el Sector Público.- ¿Qué ocurre cuando reúnes a un grupo de personas con objetivos similares, experiencias diferentes e ilusión por intercambiar conocimientos y vivencias? Pues que surgen sinergias, encuentros, similitudes e, incluso, amistades.

Blog de José Hernandez&Consuelo Doncel

Y eso precisamente ocurrió entre nosotras en el III Congreso de Mujeres en el Sector Público que se celebró los días 18 y 19 de noviembre de 2021 en Santiago de Compostela. Aunque nos seguíamos la pista mutuamente a través de RRSS desde hacía tiempo, fue gracias a la Asociación Mujeres en el Sector Público que tuvimos la oportunidad de desvirtualizarnos y, además de disfrutar de un magnifico congreso con muchas mujeres que tienen #PasiónPorLoPúblico, hubo hueco para charlar sobre nuestras inquietudes profesionales, nuestro interés por el derecho administrativo y, por extensión de la administración local, donde las dos trabajábamos desde hacía años. Y ahí se plantó, sin saberlo nosotras, la semilla que ahora ha germinado con el nacimiento de albedriojuridico.com, un proyecto que lanzamos hace apenas unos días y que está teniendo una acogida excelente.

Cuando nos preguntan qué es Albedrio Jurídico decimos que es un blog pero que no solo es un blog.

Albedriojuridico.com anhela ser un punto de encuentro para todo aquel profesional que le apetezca venir y hablar, reflexionar, debatir, colaborar y escribir sobre derecho administrativo y administración local.

Para ello, lo hemos estructurado en las siguientes secciones:

Bitácora

Este será nuestro rincón; el lugar desde el que abordaremos aquellos temas que, siendo de actualidad, estén relacionados con el derecho administrativo y/o afecten a la administración local. Siempre desde el respeto y la humildad, publicaremos reflexiones propias, basadas o no en nuestras experiencias, así como posts y artículos que, bajo el indispensable razonamiento jurídico, puedan servir de reflexión y debate constructivo a nuestros lectores del blog.

La visión de los expertos

Pocas cosas hay más satisfactorias y, además necesarias, que aprender escuchando. Y para ello qué mejor que conocer la visión de los expertos y expertas en cada materia. Aún no hemos “arrancado” y ya tenemos la suerte de poder contar con grandes profesionales del mundo local que van a sacar un ratito para contarnos cosas muy interesantes sobre sus proyectos, su trayectoria y sus propuestas para mejorar la administración local.

Ni blanco ni negro

Si escuchando se aprende, debatiendo y compartiendo opiniones se aprende el doble; por eso, y porque no todo es blanco o negro, este espacio estará dedicado a confrontar dos criterios jurídicos opuestos sobre un mismo supuesto de forma que, a través del debate y la crítica constructiva, se pueda llegar a un entendimiento y, si es posible, a una solución conjunta del problema planteado.

Contratación Pública fácil

La Ley de Contratos no lo pone fácil, y las resoluciones contractuales tampoco ayudan cuando, demasiadas veces, nos encontramos soluciones distintas a problemas similares: por eso, en esta sección intentaremos hacer fácil lo difícil. En función del caso planteado, se plasmarán las soluciones que, cumpliendo la normativa y resoluciones dictadas en su caso, sean más adecuadas y jurídicamente seguras.

El rincón de las PYMEL

Un espacio para invitar a la reflexión en torno a las debilidades y fortalezas de las Pequeñas y Medianas entidades Locales (PYMEL). De las 8.132 entidades locales que hay en España (1), un 61,28% tienen menos de 1.000 habitantes (4.983) y un 83,85% tiene menos de 5.000 habitantes (6.819); dicho de otra forma, solo el 16% de las entidades locales tiene más de 5.000 habitantes y un escaso 10% tiene más de 10.000 habitantes. El movimiento #YoSoyPYMEL es numeroso, fuerte y necesario, y en este rincón le daremos altavoz porque creemos que se trata de una visión que es necesario mostrar sobre nuestra Administración local.

La caja de Pandora

Son tantas las materias a abordar y tantas las visiones que se pueden aportar, que dejamos este espacio abierto a la innovación y mejora de la Administración. En la Caja de Pandora podrán tener cabida aquellas propuestas que, no pudiendo incluirse en ninguna de las secciones anteriores, puedan resultar interesantes, innovadoras, divertidas ¿por qué no? y, en definitiva, motivadoras para nuestros lectores y para nosotras mismas.

Terminamos este post como lo empezamos, hablando de la Asociación de Mujeres en el Sector Público, porque si albedriojuridico.com hoy es una realidad, en parte es porque un grupo de mujeres un día decidieron asociarse para trabajar por la #igualdad en el sector público y nosotras, sin conocernos, hicimos nuestros sus objetivos y nos asociamos, lo que nos llevó a asistir al III Congreso de Mujeres en el Sector Público en la maravillosa ciudad de Santiago de Compostela y lo demás…lo demás ya lo conocéis y el resto está por venir.

Por todo eso y más, nuestro agradecimiento especial va para la Asociación de Mujeres en el Sector Público: por vuestros valores que son los nuestros, por ser el pegamento que muchas mujeres profesionales necesitamos en algún momento y, especialmente, por darnos altavoz y ser nuestro apoyo firme y constante en este proyecto tan ilusionante para nosotras.

Desde aquí, os invitamos a conocer nuestro blog, albedriojuridico.com, que nace con mucha ilusión y nuestro firme convencimiento de que otra administración pública es posible.

lunes, 4 de diciembre de 2023

Formación: Cuando la rutina no sienta bien

"La perspectiva apreciativa es un paradigma en psicología que sostiene que la visión que tenemos del ser humano y del mundo social y natural en el que se desenvuelve es subjetiva, socialmente co-construida y dinámica"

  Por Jesús Martínez Marín. Trabajo y Aprendizaje Colaborativo blog.- El pasado 30 de noviembre celebramos el 18 aniversario del programa de gestión de conocimiento y comunidades de práctica Compartim. Fue una jornada muy densa, con diferentes aportaciones e intervenciones. Sin embargo, después de tres días, lo primero que me viene a la mente no es precisamente la parte sustantiva: las ventajas y oportunidades que ofrecen las comunidades de práctica, o las dificultades y barreras que a veces encuentran las personas que las promueven en ámbitos organizativos en los que su ADN no es el colaborativo ni el horizontal, o las alternativas que se ofrecen para salvarlas. Lo que más recuerdo de ese día es un cuento que nuestro invitado, José Ignacio Altillo, contó al final de su intervención. El cuento se llama “Los zapatos del revés” y aquí te lo resumo:

La historia se centra en un hombre que sale a caminar y después de una larga caminata, queda dormido. Al despertar, se da cuenta de que sus zapatos están al revés y piensa que ha estado caminando en la dirección equivocada. Entonces, vuelve sobre sus pasos y regresa a casa, solo para descubrir que estaba en el camino correcto todo el tiempo. Los zapatos del revés

Pero, siendo sinceros, lo que recuerdo del cuento, ahora leyendo su literalidad en las fuentes originales, no es exactamente lo que contó José Ignacio.

Y ahora recurro a un gran novelista, Juan Gabriel Vásquez, en su libro “El arte de la distorsión”, quien afirma que frente a toda ficción es adecuado y oportuno ofrecer una nueva capa personal (interpretativa) que puede ser tan verosímil -o tan inverosímil- como la primera.

En este tiempo de reflexión que es el fin de semana, me doy cuenta de que el caminante lo que ha hecho, en términos psicológicos, ha sido aplicarse la perspectiva apreciativa.

La perspectiva apreciativa es un paradigma en psicología que sostiene que la visión que tenemos del ser humano y del mundo social y natural en el que se desenvuelve es subjetiva, socialmente co-construida y dinámica. Este paradigma afirma que en todo ser humano y en todo sistema social y natural en el que se desenvuelve existe un núcleo de fortalezas, un potencial positivo que está esperando emerger y que tenemos que descubrir y desarrollar de manera colaborativa 1.

¿Y todo esto que tiene que ver con la jornada Compartim?

 La conexión es clara.

En la parte central de la jornada, las personas que impulsan las comunidades habían explicado lo que han aportado en 2023 y aquello que tenían pensado para 2024.

Todo ello, escuchado conjuntamente, en intervenciones muy rápidas pero muy reflexionadas, al tener un tiempo muy acotado, transmitían una poderosa imagen de transformación real de la organización.

Más allá del aprendizaje, que se da por supuesto, la transformación es el gran elemento sustantivo que explica la perdurabilidad de la propuesta.

Por ello, la gran lección del cuento es no olvidar (nunca) la mirada apreciativa.

No pretender recorrer nuevos caminos cuando, quizás, aquello que se busca ya hace (bien) su trabajo.

sábado, 2 de diciembre de 2023

NEWTRAL, LA FUNDACIÓN ORTEGA-MARAÑÓN Y TRANSPARENCIA INTERNACIONAL ESPAÑA ORGANIZAN LA JORNADA “UNA DÉCADA DE LA LEY DE TRANSPARENCIA: ¿CUÁNTO HEMOS AVANZADO?”

Newtral, la Fundación Ortega-Marañón y Transparencia Internacional España organizan el próximo 11 de diciembre la jornada “Una década de la ley de transparencia: ¿Cuánto hemos avanzado?” en el marco del Día Internacional contra la Corrupción.

Por Transparencia Internacional.- Al cumplirse diez años de la aprobación de la Ley 9/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, Newtral, la Fundación Ortega-Marañón y Transparencia Internacional España organizan el próximo 11 de diciembre la jornada “Una década de la ley de transparencia: ¿Cuánto hemos avanzado?” en el marco del Día Internacional contra la Corrupción.

El objetivo es analizar esta década tras la implementación de la norma, examinar los desafíos que aún persisten y, al mismo tiempo, reconocer el trabajo de las personas e instituciones que han impulsado su aplicación. La jornada será inaugurada por las representantes de las tres instituciones organizadoras: Ana Pastor, fundadora de Newtral; Lucía Sala Silveira, directora de la Fundación Ortega-Marañón, y Silvina Bacigalupo, presidenta de Transparencia Internacional España y catedrática de Derecho Penal de la UAM.

La primera mesa redonda, bajo el título “Una década de la Ley 19/2013: análisis, lecciones y retos”, se centra en los diez años de la norma, y tendrá como ponentes a Manuel Villoria, catedrático de Ciencia Política y Administración de la Universidad Rey Juan Carlos y miembro fundador y presidente del Consejo Asesor de Transparencia Internacional España; José Luis Rodríguez Álvares, Presidente del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno; Clara Mapelli, Directora General de Gobernanza Pública, Ministerio de Hacienda y Función Pública; Helen Darbshire, directora ejecutiva de Access Info Europe; y Joaquín Meseguer, secretario ejecutivo de RAGA España. En esta charla se hará un balance del recorrido de la ley para destacar tanto los éxitos logrados como los desafíos que aún enfrenta. Además, se presentarán los principales desafíos para la reforma de la ley, y las conclusiones del subgrupo de trabajo para la reforma de la misma, creado en el marco del Foro de Gobierno Abierto.

A continuación, la segunda mesa redonda del encuentro: “Acceso a la información e iniciativas de la sociedad civil” estará moderada por Ruth Ferrero, investigadora en Más Democracia y profesora en la Universidad Complutense de Madrid, y contará con la participación de Yuly Jara, periodista de Newtral, para abordar el trabajo de recopilación de más de 10.000 sueldos de cargos públicos; David Martínez García, director ejecutivo deTI- España, para tratar el tema de las Golden Visas y presentar la Plataforma Integrity Watch España y Javier Pérez González, director ejecutivo de Political Watch, que presentará la herramienta “Qué hacen los diputados” y otras iniciativas de rendición de cuentas; y Lourdes Muñoz, cofundadora de la iniciativa Barcelona Open Data.

Para finalizar el encuentro, habrá un conversatorio con periodistas en el que intervendrán Ana Tudela, cofundadora de Datadista; Diego Rodríguez Veiga, periodista de El Español; Paula Guisado, periodista de RTVE; y Pablo Jiménez, periodista independiente. El objetivo es reflexionar sobre el impacto de la ley de transparencia en el periodismo destacando ejemplos concretos de reportajes exitosos basados en solicitudes de información.

El encuentro es de acceso libre hasta completar aforo. Se requiere inscripción previa haciendo click aquí.

Organiza: Newtral, Fundación Ortega-Marañón y Transparencia Internacional España.

Fecha: 11 de diciembre de 2023
Hora: 9:15 horas
Lugar: Sala María de Maeztu. Fundación Ortega-Marañón. Calle Fortuny, 53 (Madrid)

Contacto: David Gómez Francisco | 609 019 057 

viernes, 1 de diciembre de 2023

Organigramas mastodónticos

 Al final no se cumplieron las previsiones, y el nuevo gobierno de Pedro Sánchez mantiene 22 ministerios, que contradice el principio de eficacia.

Leopoldo Tolivar Alas. El blog de esPúblico En las semanas previas a la constitución del nuevo Gobierno de la Nación se había deslizado, en diversos medios, que se pretendía aligerar el número de carteras, lo que creo que la mayoría de los ciudadanos no nos creímos, dado que se afrontaba nuevamente un Ejecutivo de coalición y, además, uno de los socios, partía de ensamblar muy diversas sensibilidades, aunque excluyera a otras. Y así fue: el Real Decreto 829/2023, de 20 de noviembre, por el que se reestructuran los departamentos ministeriales, optó por la cifra de 22.

Ya sé que la Constitución otorga una facultad omnímoda al presidente del Gobierno en su artículo 100. Pero la norma fundamental también da otras pistas que, igualmente, deberían ser tenidas en cuenta. Y no hablo ya, porque tiene un punto demagógico, del gasto público de crear unidades posiblemente superfluas, con su subsecretaría, direcciones generales, secretaría general técnica y otros órganos superiores o directivos de carácter facultativo. Desgraciadamente, a mi parecer, casi todos los gobiernos habidos en democracia, han hipertrofiado su estructura, a veces con finalidades muy claras de dar cabida a todos los sectores que querían una silla en el Consejo de ministros o sus aledaños. Hasta de Adolfo Suárez se dijo, cuando, en 1977, resucitó, con distinto cariz al histórico, las Secretarías de Estado.

Lo mismo ocurre en las Comunidades Autónomas. En los Pactos de 1981, de los que salió la Ley del Proceso Autonómico, se impuso el límite de las diez consejerías a las regiones afectadas que, alguna, pese a las reformas estatutarias, viene manteniendo de iure o de facto. Pero otras, no, creando gabinetes desproporcionados y una burocracia territorial que busca emular o superar a la estatal.

Nos quedaba el consuelo local, donde Ayuntamientos (y Diputaciones de régimen común), tienen tasado el número de concejales en función del número de habitantes. Pero ¡ay!, llegó la Ley 57/2003 y nos coló en nuestras pequeñas “grandes ciudades” o municipios de gran población, el nombramiento de altos cargos sin acta de elegidos, que ahí siguen, pese a alguna limitación marcada por sentencia. Tal parece que el funcionariado no vale para gestionar los asuntos administrativos y no voy a referirme aquí a cuestiones más dolorosas como la que, no hace mucho, destapó aquí mi maestro, Francisco Sosa Wagner, con respecto a los habilitados nacionales.

¿Y qué decir de las Universidades públicas, que deberían ser ejemplo ético y de mesura económica, dado que siempre están reclamando, creo que con razón, más recursos para infraestructuras e investigación? Pues muy sencillo: en la mayoría, en tres o cuatro décadas, la autonomía universitaria traída en 1983, ha sido la llave para pasar, en una universidad mediana, de cuatro a veinte vicerrectorados. Y con una estructura vertical más compleja que el árbol genealógico de las casas reales.

La pregunta del millón es ¿para qué? En todos los casos, lo que se echa en falta es una nómina de empleados públicos eficaces y responsables; una atención ciudadana real y no publicitaria; una transparencia efectiva; una presencialidad; unos cauces de participación efectiva; una diligencia extrema a la hora de resolver consultas y reclamaciones… Eso es lo que quiere la ciudadanía.

Decía que, aunque no esté tasado el número de ministerios, la Constitución cuenta con principios que deberían ser tenidos en cuenta. La eficacia, por ejemplo. Muchos compartimentos, normalmente estancos, sólo generan disfunciones y descoordinación que perjudican a la ciudadanía a la que se debe “servir” (verbo que está en la Carta Magna). Porque la coordinación, principio basal que también tiene el máximo reconocimiento normativo, se vuelve imposible cuando hay tantas dependencias con funciones muy próximas y tendentes a pisarse en sus cometidos. Y así podríamos seguir largo y tendido. Pero déjenme citar, para no aburrir más, la objetividad. Tras esos organigramas complejos existen, no digo que se escondan, porque es algo evidente, razones puramente subjetivas. De satisfacer a personas, grupos o, como ha ocurrido en el último Gobierno español, a facciones o “confluencias” de un coaligado. Repito que esto no es nuevo, en absoluto. Pero, con todo, peor es que las líneas políticas de Gobierno, pese a lo señalado en el artículo 97 de la Constitución, se condicionaran desde fuera y, obviamente, no me refiero a las justas reivindicaciones de la sociedad española.

martes, 28 de noviembre de 2023

Estrellas del Sector Público Local

 Por Antonio Arias. Fiscalización.es blog.- Los pasados 23 y 24 de noviembre se celebró en Sevilla la V Jornada sobre el Sector Local bajo el lema “Gestión y control de los datos y la información financiera en las Entidades Locales: oportunidades y riesgos” y contó con la participación como ponentes de un conjunto de cualificados representantes de distintos ámbitos del sector público y también del privado. Hacemos un repaso de la jornada organizada por la Fundación Fiasep que ha sido generosamente compartido en vídeo desde la plataforma del coorganizador, la Diputación de Sevilla.

En la conferencia de apertura bajo el título “Colaboración de la IGAE en el ámbito de control y contabilidad de las Entidades Locales”Pablo Arellano Pardo, Interventor General de la Administración General del Estado (IGAE), desgranó los distintos aspectos en los que la IGAE realiza tareas relacionadas con el sector local tanto de solicitud de información como de colaboración y ayuda a las entidades locales.

 Continuando con los participantes de la IGAE, Mercedes Vega García, Subdirectora General de Estudios y Coordinación de la IGAE hizo un completo repaso a “La experiencia de la aplicación del Real Decreto 424/2017” el subtítulo de su ponencia es bastante ilustrativo de su interesante exposición: “Luces y sombras. Lecciones para la regulación del control interno en las entidades locales”. En su intervención comentó cuales habían sido aquellos aspectos cuya implementación había sido más difícil y complicada. Como todas las ponencias de Mercedes Vega, fue muy clara y bien fundamentada y apuntó finalmente que el RD 424 quizá adolece de escasas referencias al uso de la tecnología en la actividad interventora.

Completó la participación de la IGAE Elena Estrada González, jefa de Área de Contabilidad Local de la ONA, que habló de la “Orden HAC/836/2021, de 9 de julio, por la que se aprueban las normas para la formulación de cuentas anuales consolidadas en el ámbito del sector público local”

 Marta Bausá Crespo, Interventora del Ayuntamiento de Utrera reflexionó sobre el “El valor añadido del control interno en la gestión local” y la importancia que tiene o, mejor dicho, debería tener mucha de la información, indicadores e informes que elaboran los interventores y a los que no se les da el uso potencial que tienen para mejorar la gestión. Comentó la automatización de muchos de los controles y procedimientos y la necesidad de que se incorpore la auditoría de sistemas de información entre las herramientas de la Intervención.


                                                                 Carmen Serrano Durbá

El bloque tecnológico lo abrió la conferencia de Carmen Serrano Durbá, Subdirectora General de Ciberseguridad de la Generalitat Valenciana, máxima responsable en esa materia en dicha institución, con el título “El reto de la Ciberseguridad en la Transformación Digital de la Administración”. Poco faltó para que todos los asistentes tuvieran que salir con urgencia a tomar una tila tras explicarnos los riesgos con los que tienen que lidiar todos los días en un importante centro de ciberseguridad y las graves consecuencias, en muchos casos destructoras, a las que deben enfrentarse las organizaciones públicas si no despliegan unos buenos mecanismos proactivos de ciberseguridad. Casos recientes bien conocidos y otros no tan conocidos ponen los pelos de punta. Un mensaje importante fue que la ciberseguridad debe formar parte de la estrategia corporativa de las entidades públicas, señalando costes, acciones y estableciendo una adecuada gobernanza del conjunto. Merece la pena escucharla.

 A continuación, se celebró una mesa bajo el lema «Una Administración Local para el s. XXI Transformación digital» y en la que Magdalena Cordero Valdavida, Directora de Información, entorno de trabajo e innovación hasta hace pocos meses en el Tribunal de Cuentas Europeo, estuvo exponiendo distintos aspectos relacionados con la transformación digital de las administraciones, sus implicaciones y consecuencias. Francisco Fernández Lineros, Director General de Modernización Digital del Ayuntamiento de Sevilla, expuso el caso real del proceso de transformación digital del área de gestión económica de su Ayuntamiento, de cómo mucho procesos tradicionales de gestión y de fiscalización se están modernizando, modificando, simplificando y adaptando a un entorno 100% digitalizado, automatizando procedimientos y controles, y eliminando completamente el papel; destacó la importancia de disponer de una planificación estratégica de las TI y de una adecuada gobernanza de las TI y de los proyectos de TI para que estos llegaran a buen puerto.

 En la misma línea transcurrió la siguiente exposición sobre la «Innovación y Automatización en los procesos de control interno» por parte de Carmen Rodríguez Quirós, Gerente de la Sociedad Provincial de Informática y de Eduardo López Vitoria, Interventor General de la Diputación de Sevilla. Ambos expusieron cómo la diputación está modernizando los sistemas de información de gestión y de control interno, transformándose en una administración electrónica avanzada, para lo que ha sido necesario repensar desde cero cómo se gestionaba y fiscalizaba para para optimizar esos procesos mediante el uso de tecnología avanzada cada vez más compleja.

En las intervenciones anteriores se destacó la necesidad de que los interventores utilicen la auditoría de sistemas de información que dé garantías sobre el funcionamiento correcto y efectivo de todos los procesos y controles que actualmente se encuentran automatizados.

El viernes inició la jornada Enrique Benítez Palma, bien conocido por todos los lectores del blog, que expuso una inquietante presentación sobre el “Uso de algoritmos en el sector público local: algunas consideraciones”. Expuso un bien documentado y al mismo tiempo ameno panorama de la evolución y situación actual de la “cuestión algorítmica”, su uso en el sector público, casos de uso a nivel internacional, su utilidad y también sus muchos riesgos. Afortunadamente en España no se utiliza todavía mucho entre nuestras administraciones, pero en un futuro no muy lejano es de prever que cambie la situación y la utilización de las actuaciones administrativas automatizadas previstas en nuestra normativa. Por cierto, acaba de publicar en la prensa local este interesante artículo.

 Continuó nuestro también conocido Antonio Minguillón Roy, director del Gabinete Técnico de la Sindicatura de Comptes de la Comunitat Valenciana, que expuso su visión sobre “La gobernanza de la ciberseguridad: por qué es tan importante y por qué no se le da la importancia debida”. Empezó su exposición destacando algunas cuestiones previamente expuestas y con las que coincidía, en primer lugar, la importancia de considerar proactivamente los riesgos de ciberseguridad en aquellas entidades que estaban experimentando un proceso de transformación digital, proceso que caracterizó por tres cuestiones fundamentales: (a) la necesaria reingeniería de procesos para adaptarlos y optimizarlos a (b) la utilización de tecnologías muy complejas con (c) sistemas hiperconectados.

 Coincidió también en la necesidad de elaborar planes estratégicos TIC que integren las necesarias consideraciones sobre ciberseguridad. Dedicó la segunda parte de su intervención a exponer la importancia que tiene el establecimiento de una adecuada estructura de ciberseguridad que se articula mediante el establecimiento de una gobernanza de la ciberseguridad que articule todo el proceso de establecer y mantener un marco de referencia, y apoyar la estructura y los procesos de gestión para garantizar la confidencialidad, integridad, disponibilidad, trazabilidad y autenticidad de los datos.

Recordó Antonio que la Gobernanza es el primer componente de un sistema de control interno (COSO), que los auditores deben conocer de acuerdo con las NIA. La Gobernanza sobre las TI es un componente esencial de la Gobernanza corporativa y la Gobernanza de la ciberseguridad, a su vez, es un componente esencial de la Gobernanza sobre las TI. También debe integrarse de forma racional la Gobernanza de proyectos TI, la Gobernanza del dato y la Gobernanza de la inteligencia artificial.

En lo que podríamos calificar como el tercer bloque temático, la auditoría operativa en el sector local, intervino José María Cordero Aparicio, General de Brigada Interventor (retirado), que nos habló sobre “La preparación de las Entidad Locales ante las auditorías operativas».

Cerraron esta fructífera V Jornada sobre el Sector Local los ponentes Belén Domínguez Rubiño, Socia de GAP Auditores y Toni Martos Carrasco, Gerente de Consultoría en Gestión Innovadora.

Belén Domínguez bajo el título (que despista) “Tratamiento y análisis de datos financieros, por actividades, por sectores, para la auditoría operativa” habló principalmente del uso de la inteligencia artificial (IA) y en particular de ChatGPT en las auditorías operativas, con casos de uso práctico, alguno de los cuales fue bastante impresionante como cuando solicitó ayuda para generar la planificación de una auditoría operativa dando como información a la IA las referencia a las GPF-OCEX. El resultado proporcionado fue como he dicho impresionante. Sin duda los auditores e interventores deberán utilizar cada vez más la IA en su trabajo

Se cerró la jornada con la intervención de Toni Martos que hizo una muy interesante exposición sobre  “El riesgo y ventura en las concesiones y el equilibrio económico: una contradicción” y las “Las tasas por ocupación privativa o especial del dominio público por parte de compañías de transporte de electricidad, agua, gas e hidrocarburos”. Temas de reflexión que deben ser traídos con calma a esta bitácora, más adelante.

domingo, 26 de noviembre de 2023

EL “NUEVO” GOBIERNO: UN (PRIMER) ANÁLISIS DE ESTRUCTURAS

"Sorprende sobremanera que se sigan multiplicando los micro ministerios, algunos de ellos sin apenas competencias efectivas" 

Por Rafael Jiménez Asensio. La Mirada Institucional blog.- De los numerosos análisis que han vertido estos últimos días los medios de comunicación sobre la formación del nuevo Gobierno de España, han sido escasas las reflexiones que ponen el foco en la estructura, mientras que abundan los artículos que se fijan en las personas, el perfil político, territorial o de género de quienes componen el Ejecutivo.

En lo que afecta a la estructura gubernamental, limitándonos ahora a lo que conocemos (la determinación de las vicepresidencias y de los órganos superiores de los respectivos ministerios), se pueden extraer las siguientes observaciones:

1.- La Presidencia del Gobierno, pendiente aún de la estructura orgánica presidencial, no parece configurarse como directora de esa macro orquesta, sino como una instancia por encima de ella acompañada por la protección de cuatro Vicepresidencias y un macro departamento que, de facto, tiene más poder que aquellas al presidir la Comisión de Secretarios de Estado y Subsecretarios, donde se cocina lo que pasa por Consejo de Ministros, y que pilotará, también, la máquina de la Justicia y Presidencia (Relaciones con las Cortes).

2.- Las cuatro Vicepresidencias siguen teniendo las mismas funciones gaseosas que antaño, representando más una suerte de reconocimiento jerárquico formal que efectivo. Sus atribuciones de coordinación de departamentos ministeriales son inexistentes, más allá de las consabidas llamadas a que presidirán las Comisiones delegadas del Gobierno que se constituyan. Queda en el aire quién coordinará ese denso y extenso Gobierno con la finalidad de dotarle de una mínima coherencia política y que tenga buenos resultados de gestión, aspecto al que, una vez más en este país, no parece prestársele ninguna importancia.

3.- Además, un dato tampoco irrelevante es que se trata de un Gobierno de coalición, pero no de dos partidos, sino del segundo partido en escaños en el Congreso con la cuarta fuerza política que está conformada por un adosado de partidos con un equilibrio aún inestable, y con una fuerza política con acomodo complejo. Este dato ha impregnado, sin duda, el reparto de Ministerios (teñido con algunos vetos) y ha hecho necesaria la multiplicación estructural de departamentos, esto es, de los panes y los peces, para dar acogida a (casi) todas las fuerzas políticas que en la coalición apoyan al Gobierno, y resituar algunos descolgados.

4.- El modelo gubernamental en lo que a estructura respecta se caracteriza, en efecto, por una marcada elefantiasis departamental (Presidencia, 4 Vicepresidencias y 22 Ministerios). Nada “nuevo”, porque es el mismo número que en el inicio de la Legislatura anterior. Es bien obvio que, por tanto, los Gobiernos de coalición en España empujan a la proliferación indiscriminada de vicepresidencias y ministerios, también de Secretarías de Estado, que en este último caso suman la nada despreciable cifra de un total de 36, por cierto, mucho mejor retribuidas que los propios Ministerios (paradojas hispanas, que nadie entiende).

5.- Es una estructura gubernamental que puede terminar sufriendo obesidad mórbida en su actividad, pues se asemeja a una asamblea (la fotografía del Consejo de ministros ya es muy evocadora), y no es de extrañar, más bien todo lo contrario, que los costes de transacción para poner en marcha políticas que superen los estrechos muros de los silos departamentales serán cuantiosos y complejos. Mucho se tendrán que esmerar en el complejo de La Moncloa para coordinar tal desbarajuste ministerial y de secretarías de Estado, además con los bailes de responsabilidades departamentales que se han producido con este “nuevo” Gobierno.

6.- Efectivamente, sorprende sobremanera que se sigan multiplicando los micro ministerios, algunos de ellos sin apenas competencias efectivas (propias de una Dirección General o, como mucho, de una Secretaría General), por lo que se trata de cascarones cuasi vacíos, que no tendrán otra gestión que el poder de gasto (subvenciones) o la elaboración de leyes echando mano de competencias horizontales siempre muy discutidas desde el ámbito autonómico (149.1.1, 149.1.13 y 149.1.14 CE). Operación mucho más compleja en esta legislatura porque las fuerzas políticas que garantizan la mayoría parlamentaria son todas ellas de ámbito nacionalista o independentista, y no dejarán fácilmente que se transite por esas vías legislativas de ampliación de la competencia legislativa estatal.

7.- Por tanto, en ese contexto, la ya reducida Administración del Estado es muy probable que se encoja mucho más en los próximos años, más aún si se concretan los traspasos pactados en distintos ámbitos. No se olvide que, sin FCSE y sin FFAA, la AGE representa hoy en día poco más del 8 por ciento del total de la función pública. No deja de ser un tanto fantasmagórico y excesivo un Gobierno tan sobredimensionado en estructuras políticas para dirigir una escuálida Administración, sometida en los próximos años, además, a una fuerte dieta de adelgazamiento como fruto de los pactos de investidura.

8.- Crear 22 Ministerios implica inevitablemente también disponer, así se ha hecho para todos los departamentos (lo que no siempre fue así), de al menos una Secretaría de Estado, aunque hay Ministerios que tienen dos, tres o cuatro, incluso, pero asimismo son necesarias 22 Subsecretarías con sus respectivas 22 Secretarías Generales Técnicas, así como multiplicar el número de Gabinetes Ministeriales y de Secretarías de Estado a un total de 58, con su correspondiente personal asesor que, junto con la inflada estructura de eventuales de la Presidencia (los conocidos como “fontaneros de La Moncloa”), superará con creces los mil efectivos.

9.- Como es obvio, unas estructuras ministeriales tan artificialmente hinchadas por la zona superior, tienden a multiplicar el número de Direcciones Generales, pues nada evoca mejor externamente el poder ministerial que disponer de más estructuras político-gubernamentales que los otros departamentos. Los silos departamentales se replican en silos de las unidades directivas básicas que son las Direcciones Generales, no siempre intercomunicadas entre sí. También hay más para repartir, aunque las Subsecretarías y las Secretarías Generales Técnicas se deban cubrir necesariamente con funcionarios A1, al igual que las Direcciones Generales, si bien estas últimas el decreto de estructura orgánica del departamento puede establecer excepciones tasadas y motivadas por el ámbito funcional. Ese límite tampoco nos dice mucho, pues tales funcionarios pueden proceder de cualquier Administración Pública y solo se requiere para su nombramiento la confianza política del órgano competente (esto es, del partido que regenta las riendas de cada Ministerio). En eso España sigue siendo un sistema de spoils system abierto (Secretarías de Estado, Secretarías Generales y Direcciones Generales no reservadas a funcionarios A1) o de spoils system de circuito cerrado (Subsecretarías, Secretarías Generales Técnicas y el grueso de Direcciones Generales). Lo importante para ser nombrado directivo es que “sea de los nuestros”. La alta dirección pública profesional ni está ni se le espera. Otro rasgo distintivo de nuestro singular Estado clientelar de partidos.

10.- Pero, como ya advertía, el número de estructuras que se encuadran dentro de esa también hispana noción de altos cargos no es lo más importante, aunque llame siempre la atención de los medios, lo realmente disfuncional son, por un lado, los problemas que siempre genera sobredimensionar artificialmente los Ministerios en torno a la puesta en marcha de políticas transversales (que hoy en día son innumerables), pues cuando más se cuartean la estructuras político-administrativas y directivas más actores intervienen en su definición y puesta en marcha, con las complejidades que se comportan, además, en un Gobierno de coalición. Y, por otro, si ya es disfuncional en sí mismo multiplicar las divisiones (silos) departamentales, mucho más lo es que ni por asomo aparezca en la Administración del Estado un modelo organizativo que conviva con el caduco y persistente sistema divisional aportando transversalidad, flexibilidad, adaptabilidad, polivalencia funcional y ductilidad organizativa, así como con respuestas estructurales innovadoras a retos cada vez de mayor calado (piénsese, por ejemplo, en el cambio climático). Las únicas estructuras por proyectos con base departamental serán las ya recogidas para los PERTE en la ejecución de fondos europeos (especialmente, aunque no solo, en Industria). Con ese cuarteado modelo y atomizado tradicional, poner en marcha políticas transversales con las soluciones convencionales (comisiones interdepartamentales) es un objetivo, por su ya muy transitado y poco efectivo, conducido al fracaso.

11.- Piénsese, por ejemplo, en el órgano interdepartamental por excelencia que coordina las políticas y prepara los Consejos de ministros: la Comisión de secretarios de Estado y Subsecretarios. Tal como ha quedado configurado el Ejecutivo en cuanto a órganos superiores respecta, esa Comisión tendrá en esta Legislatura 58 miembros más su presidente (ministro de Justicia y Presidencia). Si ya el Consejo de ministros se aproxima a una asamblea, la citada Comisión tiene muchos más miembros que algunas Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas. ¿Tendrá con esa composición un funcionamiento efectivo? Difícil es afirmar que sí. Las consecuencias estructurales nunca son menores en la gestión política de un Gobierno, aunque eso la política actual (encerrada en su propia cápsula) apenas lo entienda.

12.- Pero, además, este mandato 2023-2027 (en el caso que se agote la Legislatura), no cabe olvidar que viene marcado (más allá de la agenda territorial que vendrá empujada por los socios parlamentarios de la mayoría: la necesidad obliga) por dos cuestiones claves en la agenda política: la primera, es la gestión de fondos europeos; y la segunda la Agenda 2030 que ya ha superado el ecuador de su aplicación con resultados más bien magros en plena década de la acción, como así acuñó Naciones Unidas al decenio 2021-2030. La gestión de los fondos europeos NGEU está absolutamente departamentalizada (un modelo de Gobernanza equivocado, que está pasando fuerte factura) con una deficiente digestión y capilarización en lo que a su ejecución se refiere. El vaivén funcional entre Ministerios, con trasiegos materiales de uno a otro lado, afectará a ámbitos clave de la gestión de fondos, tales como la digitalización, la transición verde en lo que afecta a Agenda Urbana o políticas de vivienda y transportes, así como a otros reajustes funcionales que tardarán un tiempo en aquilatarse, cuando el retraso en la ejecución es más que evidente. Y la Agenda 2030 sigue igual que estaba o peor: cuarteada en varios Ministerios, alguno con la denominación de marca, pero sin competencias efectivas para activarla (pues los ODS son de una manifiesta transversalidad y esa política de Agenda 2030 solo se puede afrontar desde Presidencia del Gobierno o desde una Vicepresidencia con poderes efectivos de transversalidad). Trabajar en “silos” (departamentos ministeriales) no resuelve aquellos problemas que requieren una visión transversal u holística, y que solo se pueden abordar desde una concepción integral de las estructuras de gobierno. Surge aquí, por tanto, la estrategia de misiones que en su día defendió con acierto Mariana Mazzucato, de la que nada se ha aprendido realmente en España (salvo, quizás, con la excepción del Ayuntamiento de Valencia)

En suma, las estructuras tanto gubernamentales como de la Alta Administración son piezas centrales para facilitar o dificultar una buena acción política. Por lo visto hasta ahora, la continuidad más rancia ha sido la nota dominante de ese “nuevo” Ejecutivo que se ha anunciado a bombo y platillo. En realidad, se ha impuesto una visión conservadora de la organización gubernamental. Quizás la ilusión impostada del comienzo (que no es tal, pues en el fondo es continuidad) o el afán insuflado artificialmente de cambio acompañen a esas fuerzas políticas que conforman ese Ejecutivo en franca minoría, pero con esos mimbres estructurales difícilmente podrán construir un cesto transformador, pues una y otra vez se darán de bruces con esos compartimentos estanco que son los veintidós Ministerios, con 36 Secretarías de Estado que cada una irá a lo suyo, con las respectivas 44 estructuras de back office en cada departamento (22 Subsecretarías y 22 Secretarías Generales), cuya competencia y mirada es exclusivamente interna, y con ese presumible mosaico de varios centenares de Direcciones Generales que, inevitablemente, en muchos casos tendrán que converger, aunque no lo quieran, para poder activar políticas que por la naturaleza de las cosas son y serán cada vez más transversales, pues los desafíos lo son. El laberinto estructural creado no pondrá las cosas fáciles para que el éxito acompañe. Eso sí dará acomodo a no pocos políticos quemados y altos funcionarios cuya única ambición, parafraseando a un ilustre personaje galdosiano, es alcanzar la meta de calzarse un Ministerio, Secretaría de Estado o Dirección General. Ya veremos, en fin, para qué algunos quieren llegar “tan alto”.

sábado, 25 de noviembre de 2023

Nada es gratis: ¿Es rentable la FP dual?

"En los últimos años, no han conseguido plaza en centros públicos de FP miles de solicitantes, que han acudido a centros privados o se han quedado sin poder estudiar"

Por Samuel BentolilaAntonio Cabrales y Marcel Jansen Nada es gratis blog.-  Los jóvenes son uno de los grupos más maltratados en España. Entre otros, sufren tres problemas relacionados entre sí: un sistema educativo mediocre, malas condiciones laborales y grandes dificultades para acceder a una vivienda. La formación profesional (FP) dual es una prometedora vía de mejora, a caballo entre la educación y el empleo. 

En un trabajo reciente analizamos el impacto causal de graduarse en FP dual utilizando datos de las tres primeras cohortes desde su implantación en la Comunidad de Madrid. Nuestro grupo de referencia lo forman quienes se graduaron en los mismos años y ciclos en la modalidad tradicional o presencial. Aviso de spoiler: el efecto es positivo sobre el empleo y los salarios.

La FP dual en Europa Central

La mala situación laboral de los jóvenes en España es estructural. Antes de la pandemia, en 1983-2019, la tasa media de paro juvenil (15-24 años) fue un abrumador 35% y los salarios eran muy bajos. Los jóvenes también sufren unas tasas de temporalidad y de tiempo parcial involuntarias muy altas. Además, estos problemas han ido a peor (ver esta entrada).

Por el contrario, durante ese periodo, la tasa de paro juvenil en Alemania fue del 9%, es decir, 1.3 veces la tasa de los adultos de edad intermedia (25-54 años), frente a 2.3 veces en España. Otros países centroeuropeos, como Austria o Suiza, comparten con Alemania tasas de paro juvenil muy bajas, un fuerte peso de las manufacturas y tener un sistema de FP dual. En estos países, la FP dual se caracteriza porque los estudiantes pasan más tiempo formándose en una empresa (la mitad o más) y menos tiempo en el centro educativo que en la FP presencial.

La FP dual en la Comunidad de Madrid

España introdujo la FP dual en 2012, por recomendación de la Comisión Europea. En un trabajo reciente, estimamos el impacto de esta reforma sobre los resultados laborales de los graduados entre 2014 y 2016 en FP dual de grado superior en la Comunidad de Madrid, comparándolos con los graduados en presencial en los mismos ciclos formativos y años.

A priori no está claro si a los estudiantes de FP dual les debería ir mejor o peor. Por un lado, adquieren habilidades útiles en un medio empresarial real y tienen mayor probabilidad de ser contratados por su empresa de prácticas. Por otro, al pasar menos tiempo en el centro educativo, su formación es menos transversal y las habilidades adquiridas podrían ser muy específicas de la empresa de prácticas. Averiguar qué efecto domina debe dilucidarse analizando los datos.

En Madrid, de los dos cursos que duran los estudios, los estudiantes de FP dual hacen prácticas en la empresa duran la mitad del tiempo y, en los años que analizamos, cobraban 300 euros al mes. Por el contrario, en la FP presencial pasan unos tres meses en la empresa, sin remuneración.

En el trabajo comparamos los resultados laborales en los dos años posteriores a la graduación, que es el máximo periodo disponible para las tres cohortes. En los años de observación, 2014-2018, en todos los ciclos ofrecidos en la modalidad dual –salvo dos– sus graduados trabajaron más días (equivalentes a jornada completa) que los de la presencial, como se observa en este gráfico:



No obstante, este mejor resultado podría deberse a que los estudiantes, los centros, los profesores o las empresas de prácticas fueran mejores, en algún sentido, en la dual. Por tanto, es necesario estimar un efecto causal de la FP dual, depurado de posibles diferencias de calidad.

Empezando por los estudiantes, hacemos la comparación teniendo en cuenta el sexo, la edad, la nacionalidad, dónde estudiaron la ESO, etc. Pero aún puede haber características no observadas que podrían afectar tanto a la decisión de estudiar en la dual como a los resultados laborales, sesgando los resultados a favor de la FP dual.

No obstante, al principio la FP dual solo se ofrecía en pocos centros, por lo que para muchos de los estudiantes cursar la dual suponía viajar más tiempo. Así, la diferencia entre el tiempo de desplazamiento desde el domicilio al centro más cercano con un ciclo dual y al centro más cercano con oferta presencial es una medida del coste diferencial de estudiar en la dual. Aprovechamos el impacto de esta diferencia sobre la decisión de cursar la dual para limpiarla de características no observadas de los estudiantes (en jerga: es una variable instrumental). El impacto de esta variable resulta ser grande: un aumento de 20 minutos en la diferencia de tiempos de desplazamiento reduce la probabilidad de estudiar en la dual en 22 puntos porcentuales.

Empleando esta estrategia encontramos que era más probable que las empresas de prácticas contratasen a los graduados de dual durante su primer año en el mercado (22 puntos porcentuales más). Y durante los dos primeros años, los graduados de FP dual trabajaron unos tres meses más que los de FP presencial (un 30% más) y ganaron unos 4.900 euros más, en poder de compra de 2016 (un 41%). Son efectos muy considerables; sin embargo, no encontramos un impacto en la calidad del empleo. Es decir, los graduados de la FP dual no lograron al menos un contrato indefinido o un contrato a tiempo completo con mayor probabilidad que sus pares de la modalidad presencial.

Entre los mecanismos que podrían generar estas diferencias, podemos descartar que se deban a que los centros que empezaron a ofrecer ciclos duales ya tuvieran mejores resultados anteriormente. Sí observamos que las empresas que participan en dual son mejores, en el sentido de que son más grandes e invierten más. Sin embargo, tras tener en cuenta las características de las empresas, sigue habiendo una ventaja para la FP dual.

En este trabajo analizamos los impactos a corto plazo. Aunque la contratación por la empresa de prácticas solo explica una parte de los mejores resultados de los graduados de la FP dual, queda la duda de si el impacto es duradero. Su ventaja podría deberse a la adquisición de habilidades no cognitivas durante las prácticas en la empresa, produciéndose una convergencia a medida que los graduados de la FP presencial van acumulando experiencia. Tampoco sabemos si el estar observando solo un periodo de expansión económica amplía o reduce las diferencias entre modalidades de FP. Estos asuntos están en nuestra agenda futura de investigación.

El futuro de la FP dual

La implantación de la FP dual ha sido lenta. Tras diez años, solo supone aún alrededor del 6% de los estudiantes a nivel nacional. Sin embargo, el año pasado, la Ley Orgánica 3/2022 estableció que, progresivamente, toda la FP tendrá carácter dual. La ley distingue entre la FP General (pasando entre 25% y el 35% del tiempo en la empresa) y la FP Intensiva (más del 35%).

Nuestros resultados sugieren que esta podría ser una buena reforma. Sin embargo, llevarla a cabo requerirá contar con más empresas que quieran tener estudiantes de FP en prácticas. Y las pequeñas y medianas empresas son más reacias, por el mayor coste relativo que les supone que a las grandes, tanto por la remuneración de los estudiantes como por la necesidad de asignarles un tutor.

Para que el despliegue de la ley sea un éxito, seguramente habrá que invertir más en la FP. En los últimos años, no han conseguido plaza en centros públicos de FP miles de solicitantes, que han acudido a centros privados o se han quedado sin poder estudiar. Por ello, convendría aumentar el profesorado, su remuneración y la financiación de los centros públicos, también para poder mantener sus instalaciones al día. Esperemos que la dotación presupuestaria sea acorde con los ambiciosos objetivos de la reforma.