lunes, 23 de mayo de 2016

Ciudades inteligentes: el próximo negocio de Alphabet (Google)

Los esfuerzos anteriores para construir ciudades inteligentes o distritos integrados con la tecnología han fracasado porque normalmente los planificadores urbanos y ejecutivos de tecnología no se entienden entre sí

Revista de prensa.- Expansión.es. En las próximas semanas, altos ejecutivos del gigante de tecnología de Mountain View (California, EEUU) escucharán la propuesta de negocio de su subsidiaria enfocada en tecnología urbana, Sidewalk Labs. Se trata de un plan para entrar en un nuevo y ambicioso escenario: la construcción de ciudades.

Según personas conocedoras de los planes de la compañía, Sidewalk está dando los toques finales a una propuesta de desarrollo de distritos gigantes de viviendas, oficinas y tiendas minoristas dentro de ciudades ya existentes.

Ciudades reurbanizables
La compañía estaría buscando localidades con grandes extensiones de tierra que necesiten ser reurbanizadas, como municipios con problemas económicos que tienen un importante deterioro urbano, tal vez a través de un proceso de licitación. Sidewalk se asociaría con una o más de esas ciudades para construir esos distritos, que se prevé cuenten con decenas de miles de residentes y empleados y que estén integrados con tecnología.

El objetivo es crear un campo de pruebas para las ciudades del futuro, proporcionando un área de demostración para ideas que van desde automóviles autoconducidos a infraestructuras más eficientes de servicios eléctricos y suministro de agua, según las fuentes consultadas.

Los detalles sobre esta iniciativa, que fue dada a conocer a principios de este mes por el sitio web de tecnología The Information, son escasos. Más importante aún, no está claro quién cubriría el coste de semejante esfuerzo, estimado en decenas de miles de millones de dólares, ya que el desarrollo urbano a gran escala por lo general requiere de la participación de otros inversores durante un período de años o décadas.

Un elemento clave es que Sidewalk estaría buscando tener autonomía respecto de muchas regulaciones municipales para poder construir sin las limitaciones habituales que conllevan los espacios públicos, como estacionamientos, el trazado de las calles o los servicios públicos.

Si Alphabet (la sociedad matriz de Google) aprueba el proyecto final, éste pasaría a ser una más de las poco probables pero prometedoras inversiones de la compañía, como su división de vehículos autónomos.

Daniel Doctoroff
Sidewalk, que se fundó el año pasado, fue una idea original del presidente ejecutivo de Alphabet, Larry Page, y el presidente ejecutivo, Daniel Doctoroff, zar de desarrollo económico de la ciudad de Nueva York durante los primeros seis años de la Administración del alcalde Michael Bloomberg. Durante su gestión, Doctoroff fue reconocido por tener un enfoque tecnocrático del gobierno y por sus grandes ambiciones en materia de desarrollo urbano, convirtiendo antiguas áreas industriales de Manhattan y Brooklyn en barrios donde las torres de oficinas y apartamentos han brotado como hongos en la última década.

Doctoroff pasó a dirigir Bloomberg LP, la compañía de medios del exalcalde, y el año pasado lanzó Sidewalk. En los últimos meses, Doctoroff y una bandada de consultores y personal, incluyendo varios de sus antiguos subordinados en la municipalidad, habrían trabajado contrarreloj para armar un plan maestro para la iniciativa de desarrollo urbano. "¿Qué harías si realmente pudieras crear una ciudad desde cero?", dijo en febrero, en un discurso pronunciado en la Universidad de Nueva York. "¿Cómo concebirías los fundamentos tecnológicos?".

Los esfuerzos anteriores para construir ciudades inteligentes o distritos integrados con la tecnología han fracasado porque normalmente los planificadores urbanos y ejecutivos de tecnología no se entienden entre sí, aseveró. "Ésa es la razón para la combinación entre Google, que se centra en la tecnología, y yo, que estoy enfocado en la calidad de vida, el urbanismo, etc".

Las ciudades construidas desde cero, como Brasilia o Canberra, son consideradas urbes antisépticas, carentes de la vitalidad que tienen las ciudades más orgánicas.

Por su parte, los proyectos de desarrollo a gran escala dentro de las ciudades a menudo se caracterizan por frecuentes demoras y fracasos. Un ejemplo de todo esto fue Battery Park City, un desarrollo del Bajo Manhattan, que llevó cuatro décadas de desarrollo y una cuasiquiebra hasta que fue completado. En estos casos, los desarrolladores se enfrentan no sólo a los cambios del mercado, sino también a la dinámica política, que también cambia con frecuencia.
Otra noticia de interés. El País: La hora de dar la vuelta a 20 años de fracaso en el urbanismo mundial
El Informe Mundial de Ciudades 2016 dibuja un panorama crecientemente desigual y propone las líneas para las próximas décadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada