sábado, 6 de agosto de 2016

La Moncloa se prepara para negociar con Rivera otro recorte de la Administración

La desaparición de las Diputaciones provinciales podría estar en la agenda de negociación entre el PP y Ciudadanos

Revista de prensa.- ABC.-  La «larga caminata» hasta su investidura, a la que se refirió Rajoy el miércoles, tendrá su continuación la semana que viene en el Congreso, con una nueva reunión entre el candidato del PP y el líder de Ciudadanos. Sobre la mesa de la negociación están los Presupuestos Generales del Estado de 2017, que solo podrían aprobarse si hay un acuerdo previo de investidura.

 De momento, los contactos han entrado en una fase de envío de documentos e información económica, como base para empezar a dialogar. Uno de los asuntos que en Moncloa creen que será objeto de acuerdo es el recorte de la Administración.

Fuentes del Gobierno en funciones confirmaron que pese a la reforma de las Administraciones Públicas que se acometió en la anterior Legislatura, bajo la coordinación de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ahora mismo se está trabajando en una segunda parte, aunque «el jamón prácticamente ha llegado al hueso». En el balance que hizo Moncloa en junio se destacaba que el ahorro por la reforma de la Administración alcanzó los 31.000 millones de euros, y otros 4.000 por el ahorro a ciudadanos y empresas.

En este segundo recorte, podría acometerse una reforma en profundidad de las Diputaciones Provinciales, para satisfacer las exigencias del partido de Rivera, que hicieron de ese capítulo una bandera electoral. El PP no es partidario de suprimir ese órgano, pero sí de reformarlo, para quitarle carga política, reducir sus gastos y mejorar la prestación de los servicios. También estaría dispuesto a cambiarles el nombre, como quería su interlocutor.

En el mismo capítulo, en Moncloa se está trabajando en la reducción de todo tipo de gastos, desde el número de asesores hasta los coches oficiales, o dar una nueva vuelta de tuerca a la eliminación de organismos públicos (hasta ahora se han suprimido 2.348 entidades con un ahorro de 3.300 millones), así como una reforma en profundidad de la administración local.

Fuentes de Moncloa explicaron que si bien aún no se ha entrado a un nivel de detalle en la negociación que permita hablar de reformas concretas, consideran que los tira y afloja entre el PP y C’s se centrarán en las medidas sobre regeneración democrática y reformas institucionales.

Contactos por arriba
En Génova explican que, una vez abierto el «canal permanente de comunicación» entre PP y Ciudadanos, los contactos se están produciendo de forma continua, y directamente entre el presidente en funciones y el líder de Ciudadanos, los dos protagonistas de la cita que la próxima semana permitirá una nueva puesta en escena del acercamiento entre ambas formaciones.

Es el Ministerio de Hacienda, añaden, el que se está encargando de hacer llegar los documentos relativos a los Presupuestos, el techo de gasto y la senda del déficit. Una información que en todo caso «ya se estaba haciendo llegar a C’s antes de la cita con Rivera», confiesan fuentes populares. Son conscientes de que «sigue siendo muy difícil» que Ciudadanos pase de la abstención al «sí», pero los dirigentes populares consultados coinciden en que la situación «ha cambiado de color».

Desde la formación naranja sí se mantiene que en sus prioridades económicas siempre ha sido un objetivo el control de las cuentas públicas, pero que esto cobra más importancia por el «descontrol» de las cuentas públicas en 2015 y a la vista de los datos de recaudación en 2016. Aunque evitan entrar en excesivos detalles, sí plantean como un objetivo nuclear para ellos esta legislatura «pinchar la burbuja política». La lucha contra el fraude fiscal será otra prioridad. La reducción de costes tendrá que venir por ahí, y no por las partidas sociales. «No vamos a consentir recortes en el Estado del Bienestar».

El objetivo nuclear para Ciudadanos en esta legislatura es «pinchar la burbuja política»
En el equipo económico de Ciudadanos nunca han considerado positiva la reforma de la Administración del Gobierno de Rajoy, que definen como «un intento de reducir costes cambiando lo menos posible». No obstante, otras fuentes de la formación apuntan a que la negociación al respecto se encuentra en una fase mucho más embrionaria, y que Moncloa está trasladando una imagen mucho más avanzada de la real.

Desde el equipo económico se aseguraba ayer que «no hay negociación abierta» y limita lo acontecido hasta ahora a «contactos informativos sobre el techo de gasto». Aseguran además que «estamos dispuestos y listos para negociar presupuestos después de que haya investidura, pero hasta ese momento no hay negociación abierta».

Tanto en público como en privado los dirigentes de Ciudadanos siguen manteniendo que no existe ninguna posibilidad de votar «sí» a la investidura de Rajoy. Ayer, el secretario general del grupo parlamentario, Miguel Gutiérrez, tuvo que salir al paso de las lecturas que presentaban la reunión entre ambos líderes como el primer paso en esa dirección. Pero a la vez, en C’s siguen dispuestos a continuar visibilizando ese acercamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada